MV 39

Fragata Britanica del siglo XVIII
(Sc. 1:64 L. 610 mm. H. 465 mm.)

El nombre de Bounty, fragata de la Marina Británica, esta indisolublemente atado a su capitán Bligh y a las vicisitudes que causaron que la tripulación se rebelara.
El barco partió de Spithead en Diciembre de 1787, destino final Tahíti.
En el viaje de vuelta, debido a la estricta disciplina impuesta por el capitán, que se opuso a la estancia ociosa en Tahíti, empezó a extenderse un cierto descontento entre la tripulación y pronto se convirtió en una rebelión. Christian Fletcher, el mayor del barco, tomó la comandancia y forzó a Bligh a embarcar en un bote salvavidas con 18 de sus fieles hombres. Después de una navegación peligrosa de más de 4.000 millas, Bligh alcanzó la isla Timor y después Inglaterra.
El Bounty regresó a Tahíti donde desembarcó parte de la tripulación. Después navegó a la Isla Pitcairn donde Fletcher y la tripulación restante se establecieron.

20 años después el grupo que había desembarcado en Tahíti fue capturado y juzgado por la Corte Marcial Inglesa. Sólo tres marineros fueron condenados, mientras que los otros fueron liberados.